LOS BIBLIOTECARIOS EN CORDOBA

Recuerdos de la A.B. C. en su 40° Aniversario (1957-1997) por María Esterlina Montero (Socia Fundadora)

Para recordar los fines, anhelos y actividades de la A.B.C., considero necesario recordar algunos antecedentes dado su ñindación en 1957, esta Asociación está empeñada en acrecentar, mantener y afianzar el nivel Profesional de los Bibliotecarios en Córdoba.

Oportuno es recordar también, que esta Institución de y para los Bibliotecarios, no es aquella “Asociación Bibliotecaria de Córdoba” creada en 1919 para “el fomento de las Bibliotecas y para el establecimiento de un instituto de conferencias sobre asuntos de ciencias o letras” tal fiieron y según el relato de su Director en 1920, el destacado educador Dr. Angel F. Avalos.

Justo ha sido y es, reconocer el papel decisivo que a las bibliotecas les toca desempeñar en la cultura de los pueblos. Pero el reconocimiento a la tarea paciente, ordenada, metódica, hoy profesional, tan digna e importante como la del maestro, la tarea del bibliotecario aún se hace esperar en algunos lugares.

En nuestra “docta” ciudad como también ocurría en el resto del país. Bibliotecario era aquél que cumplía o no, alguna tarea en bibliotecas; sus autoridades estaban imposibilitadas de contar con personal idóneo, no existían instituciones de enseñanza de las disciplinas bibliotecológicas, especialmente en las provincias y tal vez en Capital Federal únicamente sería posible el cumplimiento de algunas disposiciones. Tal ftie el Decreto N° 5006 del 15 de febrero de 1946, cuyo Art. 2° establecía “la inmediata reforma de las bibliotecas de establecimientos de enseñanza…”

En Córdoba, el Expte. N° 2558 -Letra I- año 1947 del Rectorado de la Universidad Nacional, da cuenta de la necesidad de unificar normas técnicas y administrativas, organizar un fichero central, coordinar las actividades de las bibliotecas universitarias…” Así, proyecta la Ordenanza de creación de la Comisión Coordinadora de Bibliotecas Universitarias. Fueron designados, a ese efecto, dos señores abogados que a poco de algunos intentos de organización, dicha Comisión dejó de fiincionar.

Cabe recordar, que muchos años antes: creada la Oficina Bibliográfica de la Universidad Nacional, en marzo de 1928 y nombrado su Director el Prof de la entonces Facultad de Matemáticas • Ing. Raúl Cisneros Malbrán, éste eleva a consideración del señor Rector en nota del 5 de noviembre de 1930, el informe sobre la organización interna que requiere la misma y para la aplicación de métodos para aplicar en cuanto a los Repertorios: Bibliográfico Universal, Bibliográfico Argentino, Catálogo Colectivo Nacional, Catálogo de Publicaciones Periódicas generales o especiales (descriptiva, analítico, crítico) y detalla la importancia d Clasificación de los temas por el Sistema Decimal Universal de Bruselas y, en otros considerandos agrega “para hacer efectivo todos los métodos citados, requi una preparación seria y estudios previos de parte del personal, lo que sin du contraría nuestra idiosincrasia de acordar éstas y otras fiinciones delicadas amigos de donde quiera que vengan y cualesquiera sea su formación. Se ha necesario la preparación del personal idóneo para estas fimciones, por medio Curso Especial de Bibliotecología sea en los Colegios Nacionales, Escue Normales o Escuelas Especiales que funcionan en la Universidad”

Las sugerencias señaladas con justo argumento en 1930, y visto la urgente necesidad de formar personal para estas disciplinas, el Director de la Oficina Bibliográfica Ing. Cisneros Malbrán, manifiesta su inquietud ante el Fundad Primer Presidente del Consejo de la Universidad Popular Argentina Filial Córdob el Prof Eduardo R. Luque, a la vez Director de la Escuela Normal Nacional de Profesores “A. Carbó”, quien adhiere a este pensamiento y propicia la creació Instituto de Bibliología, que luego se funda el 20 de mayo de 1943, siendo Directora la Prof Fernanda Foucaud.

Consta en la “Guía de Escuelas y Cursos de Bibliotecología en Am Latina” Unión Panamericana, Washington, D. C. ed. 1951, que los cursos de 3 añ de estudios, requerían constante dedicación especialmente en los Procesos Té idiomas, etc. pues las “Tablas” para Clasificación o Catalogación, no estaba traducidas al castellano; los Cursos se dictaban en la Escuela Normal citada, y su primeros alumnos fueron docentes de esa Escuela, dos profesionales médicos ingresó luego personal de algunas bibliotecas universitarias y del Ministerio Aeronáutica. En 1946, egresaron los primeros Bibliotecarios cordobeses. El Insti funcionó hasta 1954, con un total de 54 egresados.

Y así, en setiembre de 1957 invité a los que residían en esta ciudad expresarles mi intención de festejar el “Día del Bibliotecario” a la vez hacer efecti nuestro reconocimiento a la Prof. Fernanda Foucaud. Llegado el día 13, reunidos en la Sala de la Vicepresidencia del Jockey Club Córdoba, manifesté a Bibliotecarios presentes mi anhelo de que en bien de esta nueva profesió bregáramos por el cumplimiento de las “Conclusiones de la Primera Asamble Bibliotecarios de las Américas” que del 12 de mayo al 7 de junio de 1947 se re en Washington y en el cual su Comité de Educación Profesional, Recomienda: urgente necesidad de dar jerarquía profesional a las actividades relacionadas con bibliotecas. El Comité de Servicios y Desarrollo Bibliotecarios, Recomiend Resolución 41: Que cada país Latinoamericano establezca una Asociació Bibliotecarios. La Resolución 46 Recomienda: que se celebre la “Semana d Libro”^’\s Bibliotecarios presentes apoyaron ampliamente la iniciativa, y se labra el Acta de Fundación de la “ASOCIACIÓN BIBLIOTECARIOS DE CORDOBA” (A. B. C). Era el 13 de setiembre de 1957.

De inmediato, el 18 de setiembre, aquellos Bibliotecarios se reunieron en la Secretaría del Círculo de la Prensa de Córdoba (Obispo Trejo 365) en la que fuera nuestra sede por varios años, dado que contábamos con el apoyo de sus Presidentes y allí se procede a nombrar la Comisión Directiva. Presidente Honoraria fue designada la Prof. Fernanda Foucaud y Asesores a los Prof Eduardo R. Luque e Ing. Raúl Cisneros Malbrán, además:

  • Presidente: Mauricio E. Bazán
  • Vice-Presidente: Eduardo M. Centeno Castellanos
  • Secretaria: María Esterlina Montero
  • Pro-Secretaria: Edith M. Chazarreta
  • Tesorera: María Antonieta Cisneros
  • Pro-Tesorera: María Felipa Amuchástegui
  • Vocales: Mercedes Torres Amuchástegui, María Victoria Albar Díaz de Morales, Nora Zaffini de Gómez Tello, Lilia de Agreda, Silvia Schmiedeke de AUenade Martínez

Seguidamente, se estudiaron y redactaron los Estatutos, adecuando sus artículos a las exigencias de la especialidad y además, redactaron las reglas que tomaron como guía para sus relaciones profesionales cuyo título fue “Código de ética profesional”.

Las C. D. se abocó de inmediato a solicitar: audiencia especial el 12 de diciembre de 1957 y fueron recibidos por el Sr. Rector de la Universidad Nacional, Prof Dr. Pedro León y en la oportunidad expresaron en seis puntos la necesidad de que se considere como profesional al Bibliotecarío con título habilitante; se respete la Resolución Rectoral N° 4 del 15-1-54 referida al régimen de ingreso de personal para las bibliotecas universitarias y el art. 2° del mismo, que establece para ser promovidos a los cargos superiores; que se defina como técnicos al Bibliotecarío Profesional y administrativos a los restantes; que conste en un Registro especial los antecedentes profesionales que deberán ser consultados antes de nombramientos, ascensos, etc., que la remuneración de éstos sea acorde con la tarea de especialización que realizan. Al Señor Gobernador de la Provincia, Dr. Arturo Zanichelli, por nota del 9 de agosto de 1958, la necesidad de cubrir los cargos de Bibliotecarios considerando la idoneidad mediante concursos de títulos, antecedentes y oposición. En igual sentido, presentan notas el 8 de agosto de 1958, al Sr. Ministro de Gobierno Dr. Félix Martín, al Sr. Director de Enseñanza Secundaría y Especial Dr. Juan E. Zanetti; el 8 de mayo de 1968, a la Prof María Elena García Faure de Berrotarán, de la Dirección Gral. de Cultura, el 11 de noviembre de 1958 la C. sus Asesores puntualizan sugerencias al señor Decano de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional Dr. Adelmo Montenegro, y ofrecen colaboración al Consejo Directivo de la misma, referidas a la creación de la Esc de Bibliotecarios, a las urgentes tareas previas de organización: redacción programas, concursos para la designación de profesores, dotación de personal, e manifiestan su opinión sobre Plan de Estudios, asignaturas, valor práctico de és principios básicos que deben regir a estas disciplinas. Con posterioridad, el Honorable Consejo Superior de la Universidad Nacional por Ordenanza N° 10 de 1959, ordena la creación de la Escuela de Bibliotecarios y Archiveros. Las clases s iniciaron el 3 de mayo de 1960, pero la Ordenanza N° 4 del 23 de marzo de 1961, dispone la separación de las dos carreras y desde esa fecha existe oficialmente l Escuela de Bibliotecarios, hoy de Bibliotecología, de la Facultad de Filosofía Himianidades de la Universidad Nacional.

El Primer Aniversario de la A.B.C se conmemoró el 13 de setiembre de 19 y se inició con el oficio de la Santa Misa en la Basílica de Nuestra Señora de Rosario del Milagro (Convento de Santo Domingo) . A continuación en el Salón Fiestas del Jockey Club Córdoba, el Asesor de la Asociación Prof Eduardo Luque se refirió al acontecimiento y luego la egresada del Instituto de Bibliología Córdoba Lic. señorita Lilia de Agreda pronunció una Conferencia sobre “La fi social de la biblioteca” tras lo cual fiie servido un vino de honor.

También en 1958, se llevaron a cabo actos públicos en la Biblioteca Córd donde el Ing. Raúl Cisneros Malbrán en marzo, pronunció una Conferencia ref a “El fenómeno bibliográfico” y en setiembre, la Secretaria Bibliotecaria M Esterlina Montero, habló sobre “Bibliotecas y Bibliotecarios de Universidad”.

SEMANA DEL BIBLIOTECARIO

A partir de 1959 la “Semana del Bibliotecario” se iniciaba el 7 de setiembre para culminar el día 13. Contaba con los auspicios y colaboración de las Bibliotec de la Universidad Nacional de Córdoba, Universidad Católica de Córdoba, Di General de Cultura de la Provincia, Dirección General de Bibliotecas de la Provinci y más adelante participaron la Dirección General de Bibliotecas Populares Asociación Argentina de Cultura Británica, Instituto Cultural Argentino Norteamericano (IICANA) y la Biblioteca Popular “Vélez Sársfield”.

El desarrollo de la “Semana” contaba con variados Programas: cursos, conferencias, disertaciones radiales, exposiciones y muestras bibliográficas. La inauguración estaba cada año a cargo del Presidente de la A.B.C.